Eurídice se fue un día
para nunca más volver...

Orfeo la quería tanto
y se sentía tan solo
que sólo su ausencia sentía.