Pero la bella Turandot
también es cruel y fría.
Y si el príncipe aspirante
sus enigmas no acertase
al salir la blanca luna
la cabeza perderá.

¡Dulces amantes!
¡Adelante!¡Adelante!