Un cuento de Georgina García-Mauriño

 a partir de la ópera de

 E. HUMPERDINC